Inicio Foros Hackear la Pandemia Telar Narrativo – 16 de Mayo 2020

  • Este debate tiene 0 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 2 años por ning1no.
Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #685
    ning1no
    Superadministrador

    #HackearLaPandemia 06

    Puedes ver las prácticas narrativas en https://hackeocultural.org/hackearlapandemia

    #01 – 11 de Abril: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-11-de-abril-2020/
    #02 – 18 de Abril: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-18-de-abril-2020/
    #03 – 25 de Abril: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-25-de-abril-2020/
    #04 – 02 de Mayo: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-02-de-mayo-2020/
    #05 – 09 de Mayo: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-09-de-mayo-2020/
    #06 – 16 de Mayo: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-16-de-mayo-2020/
    #07 – 23 de Mayo: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-23-de-mayo-2020/
    #08 – 30 de Mayo: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-30-de-mayo-2020/
    #09 – 06 de Junio: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-06-de-junio-2020/
    #10 – 13 de Junio: https://hackeocultural.org/telar-narrativo/debate/telar-narrativo-13-de-junio-2020/

    A partir del texto Estrategias Narrativas en tiempos del COVID-19, iniciamos un espacio virtual para discutir y cuestionar el discurso hegemónico de la Pandemia y encontrar antídotos narrativos para responder a las necesidades de nuestras comunidades. La semana pasada nos preguntamos: los límites del Estado Nación y tejer autonomías como alternativa.

    El sábado 16 de Mayo a las 11h CDT (11h Ciudad de México, 10h Guatemala, 13h Buenos Aires, 18h Berlin) será la 6ta. sesión con el tema: «Estrategias de resistencia en el territorio del hogar». Convocamos a quienes quieran sumarse a la compartencia y traer por escrito (o el formato de su preferencia) una reflexión sobre el tema.

    El futuro es un territorio a defender

    Agenda de hoy:

    Práctica Narrativa (1hr)
    Invitación a eventos (15 min)
    Actualización de proyectos (15 min)
    Lectura de la práctica narrativa (10 min)

    // Práctica Narrativa:

    1. ¿Qué es lo que la pandemia y el «aislamiento social» te han hecho cuestionar sobre el hogar? ¿Cómo lo has resuelto?

    Andrea Ixchiú, mujer k’iche’. Mucha de la distribución del trabajo de cuidados que recae sobre las mujeres. Ver que los cuidados y el trabajo doméstico no se reconocen hasta que hace falta. Entre las mujeres de la familia hemos ido reforznado a nuestro padre a que pueda transformar sus conductas machistas que no han permitido una distribución equitativa de los trabajos. La pandemia nos ha permitido criticar desde la ternura, cuestionar las falencias que tenemos. Me ha hecho cuestionar los privilegios de tener garantizadas muchas cosas: el techo, la comida, mucha gente no tiene esos accesos. Me hace cuestionar el hogar y la familia, se ha concebido como un espacio seguro pero se está viviendo violencia física, psicológica, sexual. El hogar puede ser un lugar donde se replican los sistemas de opresión desde lo cotidiano. La autonomía es poder resolver tus necesidades básicas.

    Fede desde la Sierra Juárez, Oaxaca. La pandemia me ha mostrado uno de los elementos más básicos dentro de la casa que es la alimentación. Nos ha obligado a quienes vivimos

    Tereseta, diseñadora gráfica y activista de Komun.org. Alicante, País Valencià. Entiendo el hogar como por dos vías. El espacio físico y el otro es las personas con las que estás conviviendo. La parte del espacio físico, durante toda la pandemia he pensado en la distribución de los espacios en las viviendas, la falta de espacios colectivos. La fiesta del rellano, la gente salía a los pasillos a convivir. La importancia de la armonía en el hogar; la libertad no siempre es un asunto de amplitud. Me tocó la cuarentena en una casa amplia. La parte de la naturaleza se ha perdido, este año la huerta de verano ha sido muy importante, «me ha salvado». En la próxima pandemia todos van a querer un huerto y un perro para sacarlo a pasear. Mis padres con quienes he convivido, ha implicado practicar el respeto y la tolerancia. Importancia de los vínculos que se han tejido, de abajo a abajo, el apoyo entre los vecinos, algunas fábricas textiles que se reconvirtieron, para hacer mascarillas.

    Paloma, Guadalajara, México. Últimamente he reflexionado no sólo sobre la distribución de las tareas del hogar, especialmente para las mujeres, el hogar desde el nacimiento es el primer lugar de disciplinamiento corporal. El encierro obligado que nos ha obligado a estar en casa para quienes tenemos el privilegio de tenerla, se ha vuelto un espacio de confinamiento pero también de disciplinamiento. Todas esas reglas que son necesarias para sobrevivir, se han impuesto. La pandemia ha exacerbado una forma de ser mujer o de ser hombre, eso es fuerte porque no conocemos otras maneras de relacionarnos con el cuerpo mas que las que nos enseñan en casa. He pensado en las personas que no tienen un hogar, no se diga ya casa pero un espacio donde refugiarse. Eso se ha exacerbado en las ciudades.

    Lyn, Guatemala. La experiencia vivida con mi pareja. Estoy en valenzuela, vivo en la cd de guatemala. He estado organizada desde hace muchos años. Hacemos mucho trabajo que requiere muchas horas. Nuestro hogar y nuestra casa significa llegar a dormir muy cansados de la dinámica de trabajo. Las dinámicas sociales se nos quedan prendidas en el cuerpo, la dinámica del hogar y la convivencia en la casa se vuelven momentos privilegiados donde no medimos el tiempo y la convivencia que tenemos ahora. Hay una serie de cambios, que parecen tan sorprendentes. Me gustan los espacios de otra manera, planificar de otra manera, en lugar del jardín, el lugar donde vas a sembrar, ahora en medio de esto sembramos lechuga, rábanos, cilantro, diferentes cosas, tomate. Estamos teniendo esa experiencia. Compartimos las tareas y estamos haciendo una re-organización y limpieza de la casa. Ahora estamos aquí, antes siempre estábamos corriendo. La nueva organización, la disciplina, las diferentes reuniones en la plataforma cargan el trabajo. Nuestra vida ha cambiado, tiene un parteaguas, no solo por la pandemia, ha cambiado profundamente. Te pones a repensar los protocolos con compañeras. No solamente esperando a lo que nos diga el gobierno, estás repensándote, practicando cosas desde el hogar, lleno de solidaridad intercambio y solidaridad.

    Aldabi, Nezahualcóyotl, México. Es el más densamente poblado del país, antes era comunitario pero ahora han perdido parte de esto. Unos compañeros Otomís me preguntaban ¿cómo ve esto del arresto domiciliario? – Aunque no han habido leyes de reclusión, ahora entran a nuestras casas a través de las pantallas. El home office que parecía una utopía no lo es tanto. El estado excepcional también en el sentimiento. Tus cercanos que pueden fallecer por el virus. Te pone en un estado de ánimo muy exacerbado. El ánimo y el temple son afectados. La serie de tensiones que ya habían, cómo se resuelven desde el respeto, el cariño, lo común. Hay formas de resistencia en las casas, se piensa en cómo sembrar, hasta los propios tendederos se han vuelto un espacio de resistencia. Volver a cuidar plantas y hacerlas brotar, tenemos que buscar que eso se quede. Estaba escribiendo una carta sobre el hogar, viene la idea del fuego perpetuo romana. A quién se le ha asignado mantener la llama prendida, obviamente es inequitativo. Habitar tiene que ver con tener, si no es una propiadad cuando hablamos de habitar. Si la palabra casa significa tejer, no es sólo la construcción de madera, cemento o lámina, también es lo que estamos haciendo aquí. La casa la puede llevar uno consigo, en este y otros espacios que estamos tejiendo.

    Gustavo Díaz, Areguá, Paraguay. Cómo estamos viviendo aquí, fue increíble la coincidencia, pero el 9 de marzo nos mudamos a un nuevo lugar, el 10 o el 11 se declaró el confinamiento. Fue una mudanza completa de la familia y del mundo lo que estamos viviendo ahora. A parte de organizarnos y mudar nuestras cosas, fue una oportunidad de re-diseñar nuestro hogar para la auto-suficiencia: inciamos una huerta, construimos un horno eficiente a leña donde pudimos practicar en una olla popular, donde se están siriviendo más de 400 comidas diarias, esto está evitando el estallido social inminente. El Cántaro BioEscuela Popular, una escuela de artes y oficios, albergaba entre 200 o 300 personas que en este momento no podemos encontrarnos, se intentó realizar talelres de manera virtual, empezamos con campañas de solidaridad más que nada por el hambre y produciendo mascarillas por y para la comunidad. Nuestro hogar se volvió un almaćen de víveres e insumo para las ollas populares y mascarillas. El tema de la educación, no es sólo el contenido pero también la forma y el tiempo que se le da a los chicos. Es un privilegio tener un espacio físico, a los que podemos estar aquí es un ahorro de energía esto de no tener que llevar el trabajo a otro lado. Estuvimos hace poquito parados pero reinventando el sistema de economía solidaria.

    Lyn. Me gustaría compartir la reflexión que compartió Aldabi. Los términos son categorías sociales que se han hecho en cada época. Si nosotros hablamos del hogar y tiene que ver con el fuego, el fuego ha sido significante para todas las sociedades históricamentes. El fuego, el fuego en medio de la cocina, en la fogata. Son también los fuegos internos que compartimos, los espacios colectivos que conviven. La casa también, las dinámicas que nosotros hemos seleccionado, así como pueden ser capitalistas y patriarcales, también pueden ser espacios de convivencia humana y solidaria. Espacios en donde se comparten esas relaciones humanistas con otras y otros.

    Lucy desde Jalisco
    un sol tremendo
    definir el tema del hogar y la casa
    más allá del espacio físico

    he estado viviendo en tres casas
    mi pareja, mis rumis, mi madre

    cada espacio social me sucita algo difernte
    relaciones distintas
    casa como entramado
    tejido

    relaciones que nos sostienen
    no me preocupa estar encerrado
    si estás encerrado estás seguro
    quienes no están encerrados no están seguros

    me ha hecho pensar con más calma, bajar la veolcidad
    estos espacios físicos, cómo los transformamos
    para ser espacios de lucha
    un huerto en casa
    recolectar agua

    cómo esta geografía de estas casas
    está hecha para esa dinámica
    tenemos que transformarla
    sembrando
    haciendo pan
    este año va a ser complejo
    el desconfinamiento no va acabar
    va a ir transformando nuestra relación
    con el hogar con la gente
    formas de sacar a ese hogar
    de ese sistema
    ponerlo al servicio
    de nuestras familias consanguineas,
    escogidas, de la comunidad

    Lyn. Hoy amanecimos confinados en la casa, unos tenemos qué comer y otros no tienen que comer. Nos quedamos pensando con quienes no tienen que comer, el gobierno que nos aplasta los hogares. Las prohibiciones que te hacen, los que viven día a día. No puedes hacer cambios radicales para desplazar a quienes nos están aplastando.

    Andrea. Nuestra casa es una casa común, algo que heredé de nuestros abuelos, es que cuando uno tiene casa la puede compartir, con un vaso de agua, con un plato de comida. Tejer solidaridad con nuestra familia, con nuestros vecinos. El confinamiento no ha roto las relaciones. Mi casa se volvió un laboratorio para imprimir caretas 3d, bodega de alimentos, mujeres con quienes aprendimos a hacer un desinfectante biodegradable. Mecanismos para mantenerla desinfectada, en mi casa tengo a mi madre que padece una enfermedad que la vuelve vulnerable. Colocar dispositivos en la casa de saneamiento, la seguridad que nos da cuidarnos, no la que nos han impuesto. El espacio del hogar puede servir para tejer comunidad, ofrecerlo a quien lo necesite y resguardar.

    Paloma. En esta pandemia no he resuelto nada sobre las cosas que me incomodan. También es válido tomarse el tiempo para reflexionar. Hay que ocuparnos más que preocuparnos, el hogar ha sido un territorio de resistencia, uno de los más importantes que tenemos que rescatar de este sistema patriarcal. Pienso en las mujeres que no están seguras en su casa, hay quienes encerrándose se deprimen aún más, el encierro ha traido suicidios. En dos meses no se va a acabar la violencia machista, este encierro es un gran momento para empezar a construir espacios dignos de vida para las personas de vida, especialmente para las mujeres.

    Jorge, Guatemala. Quisiera agregar que hace muchos años donde compartimos con personas de muy diferentes lugares, conocí a una compañera que estuvo un tiempo con los zapatistas. Le llevó a cuestionarse la vida, cambiar y trasnformar las cosas. Empezó por su casa, regresó a su casa y habló con sus hijos y esposo y decidieron establecer cambios en su vida. Nos metemos tanto en el trabajo que olvidamos que las transformaciones empiezan desde casa. Esta es una oportunidad para revisar cómo hemos avanzado y qué vamos a hacer. A veces sí hemos podido apoyar a las comunidades, pero ya en la familia nos sentimos imposibilitados de convencer a un familiar cercano. Esta situación pone más evidente el trabajo que falta por hacer.

    Tereseta. Muchas personas dicen que esta pandemia es un momento de oportunidad, de construir, crear… Pero a veces todo esto, el post-covid no va a ser tan fácil* va a requerir mucha lucha, de mucha organización y mucho conflicto. No va a ser todo un camino de rosas. Más con la crisis que se viene a nivel sistémico. En una charla de Zibechi se comentaba que en este momento lo más revolucionario es construir espacios de soberanía, crear nuevos vínculos, nuevas relaciones no patriarcales, no machistas, no jerárquicas, en armonía con la naturaleza. Aprender a cuidarnos colectivamente. Crear espacios como este. Es un trabajo de hormiguita, no viene de la noche a la mañana. Estar ahí r que r, crear otros mundos. A parte del huerto que me ha salvado, ahora mismo estoy reconstruyendo una casa aquí cerca, irme a picar piedra todas las mañanas, espero para la próxima pandemia estar ya ahí, un hacklab rural, una trinchera. Hogar como punto de resistencia, trinchera y articulado con otros hogares, conectado con otros. solidaridad internacionalista

    2. ¿Qué dicen esas acciones sobre la comunidad-hogar que quieres habitar?

    Efraín, Bogotá, Colombia. Situado en el corazón de Bogotá, no (hice la minuta y se perdió 🙁 )

    Guendy, Oaxaca, México. Estar con otras y otros en el hogar, tener una convivencia en muchos sentidos, se comparte la hora de la comida, se comparte la cuestión de la cercanía, habitar el hogar con quienes compartimos el espacio, no solo con la casa sino también con quienes están cerca. En el pueblo, tenemos a los tíos, en la ciudad tenemos a los vecinos. La cuestión de la cercanía, mirar más de cerca la realidad del lugar donde vivimos. Lo que pasa en México o e … ese aspecto de la cercanía también lo he reflexionado. Artículo sobre imposición de fronteras de países pero también del cuerpo.

    Los que nos separa de otros, el miedo al contagio. Vemos al otro como enfermo potencial. Nos han impuesto el confinamiento porque no saben más que hacer.
    Cómo generar un nuevo equilibrio con otras y otros para relacionarnos

    Mónica Salas. Desde un rincón del sur de alemania. Estas semanas largas, el tema de la pandemia significaorn mucho aislamiento. Vivo sola. En relación al tema del hogar, siempre, desde muy pequeña me mudé muchas veces, tengo una interrogante dentro de mí qué significa para mi el hogar. El cuerpo como el hogar, creo que eso fue lo que yo sentí en estos tiempos, no tuvimos restricción de salir, tuve la oportunidad de caminar mucho en estos días. No había mucha gente. La naturaleza, una. Mi familia que está regada por todo el mundo. Una parte de mi corazón está en esos lugares donde yo vivi y forman parte de mi hogar aunque estoy en otras geografías. Lo que pude hacer en estos días, las personas, mostraba apertura. Cuando yo mostraba apertura, las personas se abrían al saludo, a la sonrisa. En la época pico no se usaban máscaras, ahora recién se pidieron el uso de las máscaras. No se circunda a un espacio geográfico, sino al lugar en donde auno le toca estar.

    Lucy. El hogar son también las relaciones y las personas
    hemos resuelto a distancia la enseñanza
    recibir otro tipo de información
    estar en otros tipos de diálogos
    mi hogar está en muchos lados
    mis amigos que están lejos
    ir trasladanto el cariño
    la preocupación
    esa sensación extraña
    el hogar repartido por varios lados
    hemos resuelto con el cuerpo muchas cosas
    prácticas que antes no consideraban útiles
    meditación, yoga, reflexión
    aceptando la siguación extraordinaria
    la posibilidad de hablar a distancia
    que nos de sustento

    Amarela desde Xochihuston. COmparto mis respuestas por aca. YO he vivido el hogar desde muchas y muy variadas sensaciones. Mi cuerpo, mi casa, mi tribu, mi avatar, mis comunidades reales, mis comunidades virtuales. Hay día que he vivido encarnadísimo el patriarcado y que he sido objeto de exigencias de roles de género que realmente creía existintas, en mí, en mi paraje, en mis tribus diversas. Hay días que pienso que es un privilegio epistemológico, porque he podido sentir encarnada la asfixia del trabajo de los cuidados a las que se rebelaron las mujeres del siglo pasado.

    Luego, hay otros días que me siento contenta de haberme retrotraída del neoliberalismo académico. Y que habitar mi cuerpo (que he vuelto a mirar), mi casa y criar a mis chamacos me hace mucho más sentido y me pulsa mucho más que cantar un paper en un congreso.

    Me he desapegado por completo de la práctica del empresaria de mi misma. Y me dan mucha pereza mis afectos y conocidos que insisten en ello, en leer en tiempo real el cambio epocal. Pero por eso digo, hay de todo, hay días que me asfixian los relatos de mis estudiantes sobre lo que se está viviendo en Iztapalapa y hay días que solo soy capaz de limpiar la casa. Es la pregunta, compañeras queridas, más provocadora que han lanzado.

    // AGREGAR AQUÍ COMENTARIOS, OPINIONES, INVITACIÓNES:

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.